1

Una pequeña casa en el bosque

Tapa de "Una pequeña casa en el bosque"

  • Título: Una pequeña casa en el bosque
  • Autor: Jutta Bauer
  • Editorial: Lóguez
  • Tipo de texto: narrativa
  • Formato: Cartoné
  • Primera edición: 2012
  • ISBN: 978-84-96646-74-2

“En el bosque hay una casa, un ciervo mira por la ventana. Un conejito corriendo se acerca, llega a la casa y llama a la puerta…”.

Un cuento que incluye varios elementos del imaginario de los cuentos de tradición oral: la casa en el bosque, el conejo, el zorro, el cazador. Un relato narrado con imágenes bellas y elocuentes y con pocas, pero muy precisas, frases. La estructura repetitiva contribuye a la anticipación y le otorga a la narración un ritmo cautivante para los pequeños lectores. Al mismo tiempo, la estructura acumulativa facilita la inclusión progresiva de varios personajes sin generar confusión.

Una pequeña casa en el bosque es una historia simple y sensible, en la que los malos también pueden ser buenos, y en la que los buenos se arriesgan y son solidarios incluso frente a quienes podrían ser los malos.

Esta autora alemana recibió el Premio Hans Christian Andersen 2010 en la categoría ilustración.

La edad sugerida por la editorial es a partir de 2 años, pero probablemente sea bien aceptado varios meses antes.

1

Los primeros libros: ¿desde cuándo ofrecer libros a los bebés?

En los primeros meses, la literatura está presente en la vida del bebé a través de canciones de cuna y poemas lúdicos (ya nos ocuparemos de esto en otra entrada). Hacia el cuarto o quinto mes, cuando el bebé busca el contacto con aquello que lo rodea, se le pueden presentar los primeros libros, como un objeto más entre todos esos que están a su alrededor. Estos libros deben ser de materiales blandos (tela o plástico) y su principal rol será la familiarización con el objeto.

A partir de los seis meses (o desde el momento en que el bebé puede sentarse), resulta fundamental el descubrimiento de los objetos, suLibros más mordidos manipulación, exploración y transformación. El libro puede convertirse en un objeto cotidiano, ofreciéndole al niño un mundo nuevo y enriquecedor. Para lograr esto es indispensable la orientación y mediación, continua y progresiva, del adulto que rodea al niño. Es aconsejable que exploren juntos el libro; así como también que, mientras  el adulto lee, guíe al pequeño para mirar las ilustraciones, y que esté atento a las reacciones del pequeño lector.

En esta etapa, llamada lactante mayor (del acto de sentarse al acto de caminar), los primeros contactos con los libros son juegos de exploración sensorial, el libro es un objeto para observar y descubrir con todos los sentidos: vista, tacto, audición, olfato y, sobre todo, gusto. Se trata de una etapa en la que todo se prueba con la boca. En La casa imaginaria, Yolanda Reyes toma como parámetro de mayor aceptación los libros más mordidos.

1

Tener un patito es útil

Tapa de "Tener un patito es útil"

  • Título: Tener un patito es útil
  • Autor: Isol
  • Editorial: Fondo de Cultura Económica
  • Tipo de texto: narrativa
  • Formato: cartoné / acordeón
  • Primera edición: 2007
  • ISBN: 978-968-16-7285-0

Dos historias en un libro que se despliega como un acordeón de cartoné, invitando a jugar y descubrir. De un lado, el relato cuenta los hechos desde la perspectiva de un niño; del otro, con las mismas imágenes, la historia es"Tener un patito es útil" desplegado contada desde el punto de vista del patito. Dos relatos simples sobre el vínculo entre un niño y su patito, o sobre un patito y su niño, a la hora de bañarse.

Un libro donde todo parece sencillo: en dos tonos (amarillo y celeste), con trazos negros que se aproximan a los realizados por un crayón infantil, dos relatos muy breves. Sin embargo, desborda talento y originalidad, algo frecuente en esta autora, ganadora recientemente del prestigioso Premio Astrid Lindgren Memorial Award (ALMA)

0

¿Por qué leer y estar en contacto con los libros desde una temprana edad?

El contacto con los libros y la lectura desde una temprana edad es importante por varios motivos. A través del libro el niño establece un contacto especial con el mediador (ya sea un padre, la persona que lo cuida o un docente), los libros enriquecen su vida afectiva y son un instrumento de intercambio de cariño y de comunicación. Además, el libro es algo que se consume con absoluta libertad, y en relación con el juego y el disfrute; sirve para soñar y exteriorizar emociones así como también para divertir al niño y despertar su curiosidad y la  exploración sensorial, el libro es un objeto para observar y descubrir con todos los sentidos, sobreBebés y libros el todo gusto, puesto que es una etapa en la que todo se prueba con la boca.

Los libros no literarios ofrecen al niño la posibilidad de descubrir objetos de su mundo cotidiano. Por su parte, los libros que contienen textos literarios, a través de canciones y rimas acercan al niño a los juegos sonoros, a descubrir su cuerpo, a despertar el interés por la palabra; o bien a través de sus historias ofrecen al niño la posibilidad de descubrir un espacio, un tiempo, un orden, una estructura.

Todo esto conlleva múltiples funciones: aprender y progresar; conocer el mundo y otras formas de vida; potenciar la capacidad de atención, de expresión y de comunicación; desarrollar el lenguaje; y familiarizarse con el libro y la lectura, al mismo tiempo que se proyecta a los niños como usuarios de bibliotecas y como lectores asiduos.