0

Un barco muy pirata

Tapa de "Un barco muy pirata"

  • Título: Un barco muy pirata
  • Autor: Gustavo Roldán   Ilustrador: Roberto Cubillas
  • Editorial: Comunicarte   Colección: bicho bolita
  • Tipo de texto: cuento
  • Formato: rústica o tapa dura
  • ISBN: 978-987-602-044-2
  • Primera edición: 2007

“Y el sol secó la cubierta del barco, secó las velas, secó a los tripulantes, secó a la hormiga colorada que estaba en la punta del mástil, secó la bandera negra con una calavera y dos tibias cruzadas y todos pudieron cantar la canción de los piratas.”

De manera simple, este libro cuenta una historia sencilla. Pero con una buena cuota de tensión y humor que enriquecen el texto literario. Por la estructura narrativa, el ritmo y la temática que presenta es ideal para los comúnmente llamados “pre-lectores” (niños entre los 3 y los 5 año).

La estructura es acumulativa ya que a medida que el relato y el barco avanzan se incorporan animales al barco muy pirata. Esto genera ritmo y permite a los lectores anticipar lo que sucederá. Asimismo, los ayuda a comprender una historia con varios personajes sin generar confusiones ni distracciones. El ritmo también se debe a la repetición de determinadas frases e interjecciones que caracterizan a algunos animales.

Por otra parte, los tripulantes de este navío quieren conocer tierras lejanas y descubrir cuáles son las tres cosas por las que vale la pena vivir. La temática del viaje asegura acción y aventura al mismo tiempo que los protagonistas (y los lectores identificados con ellos) exploran y aprenden sobre la vida y el mundo.

Las geniales ilustraciones de Roberto Cubillas aportan información nueva, el texto no lo señala pero la imagen muestra que el barco muy pirata es de papel. Así, la imagen contribuye a entender por qué el ratón no cabe en este barco.

Un libro para leer palabra tras palabra, animal tras animal, aventura tras aventura. Como dicen algunos de sus personajes: “¡Claro que sí! ¡Claro que sí!”.

2

Libros con títere: Mi prado, Mi laguna, Mi flor y Mi nido

  • Libros con títeretulo: Mi prado / Mi laguna / Mi flor / Mi nido
  • Autoras: Sara Gillingham y Lorena Siminocich
  • Traductor: Laura Esteve
  • Editorial: Catapulta
  • Tipo de texto: relatos breves / Libro objeto
  • Formato: Cartoné con títere
  • Primera edición: 2011
  • ISBN: 978-987-673-084-4

Estos libros objeto contienen un títere de dedo que participa en cada una de las páginas de cartoné que tiene el libro. En Mi prado, el títere protagonista es un conejo que cuenta en primera persona las cosas que hay en su hábitat. En Mi laguna, el títere es un pez que relata brevemente qué hay en su laguna. En Mi flor, la protagonista es una mariposa que en pocas palabras narra qué hace cerca y sobre las flores. Y en Mi nido, el títere es un pájaro que con frases simples dice cómo es su nido. Todos presentan un final acogedor, en el que el protagonista está rodeado de su mamá y su papá.

Las ilustraciones, cálidas y de colores brillantes, generan un entorno agradable para los pequeños protagonistas.

Están sugeridos por la editorial a partir de 1 año. Aunque pueden ser ideales para que un adulto lea y juegue con el bebé desde los 6 o 7 meses.

3

Los primeros libros: ¿cuáles son los más adecuados según el soporte?

Los libros para los más pequeños, reunidos generalmente bajo el nombre de “bebeteca”, pueden agruparse por el soporte (el formato y los materiales) o por el contenido. Respecto al soporte, en la etapa en la que el niño comienza a sentarse hasta que empieza a caminar, es aconsejable que los libros sean de materiales blandos (tela o plástico) o de cartoné (con hojas muy gruesas, tipo cartón) pero con bordes blandos (de goma Eva, por ejemplo) o de puntas redondeadas; esto contribuye a evitar golpes. Para que el libro pueda ser sostenido por el pequeño lector, es necesario que no sea ni muy grande ni pesado. Además, estos primeros libros pueden contener sonidos, ya sea a través de la inclusión de un mecanismo a pila que proporciona música u onomatopeyas, o bienTapas de "Mi flor" y "Mi nido" que los sonidos sean generados a partir de diferentes materiales o jugando con la entrada y salida del aire. También pueden ser libros con títeres, en estos casos es recomendable que el títere intervenga en cada página y contribuya a la interpretación de la historia, y no que sea un mero adorno. Por último, los libros de esta etapa pueden contener texturas, generadas a través de diversos materiales, contribuyendo a la exploración táctil y auditiva.

Algunos títulos:

  • Libro cartoné con puntas redondeadas: Y se voló el sombrero de Graciela Montes. Buenos Aires, Sudamericana, 1996.
  • Libro con sonido: La naturaleza de Marion Billet. Catapulta editores, 2011.
  • Libro con títere: Mi flor de Sara Gillingham. Catapulta editores, 2011.
  • Libro con texturas: ¡Crick-Ras-Flash! Cuenta con Maisy de Lucy Cousins. Barcelona, Serres, 2004.
3

Canciones de cuna para dormir cachorros

  • tap de "Canciones de cuna para dormir cachorros"Título: Canciones de cuna para dormir cachorros
  • Autor: Silvia Schujer  
  • Ilustrador: Rodrigo Folgueira y Poly Bernatene
  • Editorial: Atlántida
  • ISBN:  978-950-08-2837-5
  • Tipo de texto: canciones/poesía
  • Primera edición: 2003

 

Este es un libro valioso por diversos motivos. Por un lado, es lindo como objeto libro: tiene lindas ilustraciones, formato llamativo y tapas acolchadas adecuadas para manos pequeñas. Por otro, contiene canciones de cuna, pero ¡para dormir cachorros! Estos poemas están compuestos con la dulzura del género, el disparate y la innovación que necesita el lector y la creatividad de la autora. Además, el libro viene acompañado por un CD con las canciones.

Canciones para dormir cachorros es un libro para varias etapas. Las canciones pueden ser un buen arrullo para el recién nacido. Luego, llegará el período para observar las ilustraciones y explorar el libro. Y finalmente, a través de un adulto, el pequeño lector podrá descubrir el contenido del texto, poemas que ya le serán familiares, y al mismo tiempo acogedores y entretenidos.

0

Una tradición que acuna

Apenas llega un niño al mundo, la literatura ya está o puede estar presente en su vida a través de los cantos y rimas de la madre o la persona que cuida al bebé. La palabra amorosa es un modo de expresarse que fortalece el vínculo afectivo, esta comunicación puede construirse y reforzase a través de nanas (canciones de cuna) y juegos sonoros. Es la literatura de tradición oral, esa que la madre heredó de su madre quien a la vez lo hizo de su madre, la que primero aparece en el mundo del bebé.

Entre los 2 y los 6 meses (la etapa que suele denominarse “lactante menor”) el intercambio social y comunicativo entre la madre y el bebé es la mirada, la mímica gestual y manual, la sonrisa. De modo que sigue siendo la literatura de tradición oral (a través de juegos de palabras y versos que invitan a explorar el cuerpo y las caricias) lo que prevalece.Portada de "El libro que canta"

En estas etapas, las palabras arrullan, calman angustias, sanan, invitan a explorar y descubrir; las palabras transmiten afectos y fortalecen el vínculo, enriquecen a la madre y al niño, y funcionan como un soporte emocional.

Algunos libros de poesía de tradición oral editados para niños:

  • El libro que canta. Vuelto a contar por Yolanda Reyes de Yolanda Reyes. Ilustraciones de Cristina López. Bogotá, alfaguara, 2005. Col. Nidos para la lectura.   
  • Pisa pisuela color de ciruela, compilado por Susana Itzcovich. Ilustraciones de Julián Roldán. Buenos Aires, 2003, Lugar editorial, Col, Leer y contar.
  • Versos tradicionales para cebollitas, compilado por María Elena Walsh. Varias ediciones, actualmente en Alfaguara.
3

Miau

Tapa de "Miau"

  • Título: Miau
  • Autor: Antonio Rubio  Ilustrador: Óscar Villán
  • Editorial: Kalandraka  Colección: de la cuna a la luna
  • Tipo de texto: no literario
  • Formato: Cartoné
  • Primera edición: 2005
  • ISBN: 978-84-933759-9-7

Un libro de onomatopeyas por el que desfilan un gato, un caballo, un gallo, una vaca, un pato y un niño. Las imágenes, además de ser bellas, tienen"Miau", una imagen interior una gran fuerza comunicativa, son fáciles de leer y se articulan muy bien con el sonido que emite el animal y las poquísimas palabras escritas.

Miau está considerado por la editorial Kalandraka como un pictograma poético o un poegrama, estos términos fueron acuñados por los autores para designar una modalidad de poesía pictográfica que busca un ritmo de lectura propicio para “educar el ojo y endulzar el oído”.

Sugerido por la editorial de 0 a 3 años.

1

Primeros pasos. Leer antes de leer

Es frecuente escuchar la palabra pre-lectores para denominar a los niños entre los 2 o 3 años de edad y los 5 o 6, antes de entrar en el aprendizaje de la escritura y la lectura de manera formal. ¿Pero son estos niños efectivamente pre-lectores? La realidad es que no, puesto que son lectores en tanto leen imágenes e interpretan a partir de ellas y de los elementosLibros paratextuales.

La mayor dificultad a la hora de elegir libros para esta franja etaria reside en la heterogeneidad de características que presentan. Es complejo porque algunos pueden mantener la atención debido a que en un período anterior (llamado comúnmente “bebeteca”) adquirieron el hábito de escuchar historias mientras que para otros este puede ser el primer contacto con el libro y, por lo tanto, se trata de un mundo completamente nuevo.

Es importante leer con los niños de estas edades porque enriquece la  vida afectiva al establecer un contacto especial entre el niño y el mediador (un padre, un hermano, un docente), además el libro es una fuente de estímulo para su imaginación y potencia su capacidad de atención, de expresión y de comunicación. Y por supuesto, leer a y con los niños pequeños contribuye a familiarizarlos con el libro y la lectura y, por lo tanto, proyectarlos como lectores asiduos.

Leer antes de leer. Un camino en el que todo cuenta

A la hora de elegir libros para los mal llamados “pre-lectores” es importante tener en cuenta las particularidades del relato. La presencia de una (o varias) de las características mencionadas a continuación favorecen el interés cundo se les lee a estos niños:

  1. Relatos con estructura circular. Son los relatos en los que un personaje genera algo en otro y este otro hará lo mismo con el siguiente. Muchas veces el final, al decir de Graciela montes, “se muerde la cola” ya que vuelve al inicio. Esta estructura contribuye a la anticipación y por lo tanto favorece la interpretación y la participación.
  2. Historias con estructura acumulativa. Esta estructura también es algo muy preciado por los lectores de esta edad y de la etapa previa. En estos relatos aumenta la cantidad de personajes a medida que avanza la historia y se aproximan al objetivo. Es un recurso que permite abordar un cuento con muchos personajes, puesto que la aparición paulatina contribuye al reconocimiento de cada uno.
  3. Relatos con onomatopeyas, canciones o rimas. Las onomatopeyas son algo muy preciado por los lectores de esta edad y de la etapa previa (bebeteca). Los versos, las rimas y las canciones incorporadas a la narrativa generan ritmo, facilidad para repetir y juego fónico.
  4. Historias que repiten frases o preguntas. La reiteración de las mismas frases o preguntas genera una repetición y un ritmo que ayuda a anticipar la acción siguiente, pero además genera un juego fónico. Se trata de un recurso frecuente en los cuentos de tradición oral. A veces el relato sigue el modelo de tres preguntas consecutivas, común en los cuentos populares (sobre todo los maravillosos), y en la tercera oportunidad se resuelve la situación.
  5. Seguir un personaje. Se trata de historias protagonizadas por personajes que ya conocen de la etapa previa, esto genera que al abordarlos en la nueva lectura no necesiten determinadas características (saben cómo es el personaje, conocen su personalidad, saben dónde vive).

Algunos libros con estas características:

Relatos circulares

  • Cuando el elefante camina de Keiko Kasza (Norma, 1992).

Historias con estructura acumulativa

  • Un barco muy pirata de Gustavo Roldán e ilustraciones de Roberto Cubillas (Comunicarte, 2007).

Relatos con onomatopeyas, canciones o rimas

Historias que repiten frase o preguntas

  • Vamos a cazar un oso de Michael Rosen y Helen Oxenbury  (Ekaré, 2003).
  • Niña Bonita de Ana María Machado e ilustraciones de Rosana Faria (Ekaré, 1994).
  • El secreto de Éric Battut (Kókinos, 2005).

Seguir un personaje