De tres en tres: historias de miedos y monstruos

Siempre que un adulto mediador le lee a un niño, establece con el pequeño que escucha (y que también a su manera lee) un vínculo afectivo. Leerles a los niños antes de dormir es un hábito recomendado para generar un clima adecuado para ingresar en el sueño. La lectura en este momento del día puede tener también otro motivo, es frecuente que los niños pequeños le teman a la oscuridad de la noche. Dice al respecto, en el prólogo a su libro Una casa de palabra, Gustavo Martín Garzo: “La noche es oscuridad, la amenaza, un mundo no controlado por la razón, y todos los niños la temen. Llega la hora de acostarse y, a causa de ese temor, no quieren quedarse solos en sus camas. Es el momento de los cuentos, que son un procedimiento retardatorio. “Quédate un poco más”, es lo que dicen los niños a los adultos cuando les piden un cuento. Y el adulto que comprende sus temores, empieza a contárselos para tranquilizarlos” (2013). Y probablemente cuanto más maravilloso sea ese cuento, más propicio para ingresar en los sueños.

Pero si los temores nocturnos se vuelven una especie de pesadilla familiar, también es posible leerles cuentos que tematicen estos temores. A través de historias divertidas o paródicas, los lectores pueden identificarse con los protagonistas y en cierto modo ir canalizando sus miedos a los monstruos de la oscuridad nocturna.

De tres en tres: historias de miedos y monstruos  

Ruidos bajo la cama de Mathis. Buenos Aires, AH Pípala, 2009. Después de escuchar ruidos debajo de la cama, un niño comienza a hablar con elRuidos bajo la cama monstruo que allí se esconde. En este diálogo, el niño le pide una descripción al monstruo y luego describe, desde su mirada infantil, a su padre: un gigante barbudo. ¿Quién, entonces,  huirá asustado? Las ilustraciones, en tonos celestes y con predominio del negro, acompañan la historia y revelan secretos.

 

La decisión de teodoro de Irene Singer.  Buenos Aires, Calibroscopio, 2006, Col Líneas de arena. En la oscuridad de su cuarto, Teodoro tiene miedo. Busca y revuelve buscando monstruos, pero descubre que está Miedo armadosolo; ante esa soledad, intenta dormir con sus padres pero es devuelto a su cama; pide que le dejen prendida una luz, pero la casita encendida proyecta una horrible sombra en la pared… Solo una voz y una presencia lograrán aplacar sus temores. Las bellísimas ilustraciones de Singer, creadas a partir de papeles pintados sobre puestos, juegan con el miedo y la tranquilidad, evocando constante emociones y sentimientos. El libro cuenta además con un excelente el trabajo en las guardas.

Lila y los monstruos de Doris Dorrie. Ilustraciones de Julia Kaergel.lila y los monstruos Buenos Aires, Sudamericana, 2001. Lila no puede dormir y descubre en su cuarto siete monstruos de diferentes colores. A pesar de que su madre le dice que los  monstruos no existen, ella logra dominarlos en el momento en que descubre que desean. Las ilustraciones muy coloridas invitan al juego.  

Anuncios

Un comentario en “De tres en tres: historias de miedos y monstruos

  1. Pingback: De tres en tres: más historias de miedos y monstruos | El canguro lector

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s