0

Chumba y Olé

  • chumba y oleTítulo: Chumbá y olé
  • Autora: Adriana Dieguez
  • Ilustrador: Iñaki Echeverría
  • Editorial: Mano escrita
  • Formato: Rústica
  • Primera edición: 2014
  • ISBN: 978-987-29650-5-1

Cuando dos personas se llevan mal, dice el dicho que “se llevan como perro y gato”, ¿pero siempre pelean el perro y el gato? En Chumba y olé, el perro Chumba y el gato Olé se perciben, se miran, se acercan… y deciden pasar un buen momento.

Una historia contada en verso que toma de la canción de tradición oral española “La farola del palacio” el nombre para sus personajes, así como también el ritmo. Dice esta canción popular:

¡Ay! chumba caraca chumba 
¡ay! chumba y olé 
¡ay! chumba caraca chumba 
que bonita que es usted.

Y como suele suceder en los poemas y canciones que pasan de generación en generación de boca en boca, estos versos también se encuentran en “Santa Teresa”, y se abren a múltiples interpretaciones:

Dicen que Santa Teresa
cura a los enamorados.
Santa Teresa es muy buena
pero a mí no me ha curado.
Ay chumba caracachumba,
ay chumba y olé.
Ay chumba caracachumba
qué bonita que es usted.

Chumba y olé es un relato que vuela a partir de la tradición oral y a su vez es una canción con ritmo y juego de palabras que invita a cantar, jugar y por qué no también bailar. Y olé.

Anuncios
1

Cucú-cucú la rana

  • cucú cucúTítulo: Cucú-cucú la rana
  • Autoras: María Inés Bogomolny y Mirta Goldberg
  • Ilustradora: Nora Hilb
  • Editorial: La Brujita de Papel
  • Tipo de texto:
  • Formato: Cartoné
  • Primera edición: 2010
  • ISBN: 978-987-1337-50-7

 

“Cucú-cucú

pasó un elefante

cucú-cucú

barriga picante.

 

Cucú-cucú

Pasó una cuchara

cucú-cucú

sin nada de nada”.

Un poema con mucho ritmo y sonoridad que parte de la canción de tradición oral homónima para hilar una retahíla por la que pasan personas, animales y objetos en situaciones inesperadas y absurdas. Pero al mismo tiempo, el poema (que también puede ser canción) comienza con el paso de un tren vacío y tras la enumeración se va un tren repleto de esos seres vivos y cosas.cucú cucú_una imagen de interior

Las tiernas y claras ilustraciones de Hilb potencian el sin sentido y acompañan la diversión plasmada ya en las palabras. Pero además, la imágenes del inicio y del final aluden a un trencito arrastrado por un niño. Cucú-cucú la rana es de cartoné, liviano y de puntas redondeadas, por lo tanto perfecto para manos pequeñas, o incluso para muchas manitos día tras días.

Un libro en el que el pequeño lector puede ingresar con su saber previo de la tradición oral y salir cargado de risas y buenos momentos, como el tren del final.