0

El gatejo

  • el gatejoTítulo: El gatejo
  • Autor: Guido Van Genechten
  • Adaptación del texto: Mercedes Rodrigué
  • Editorial: La Brujita de Papel
  • Colección: Animalocos
  • Formato: tapa dura, con hojas deplegables
  • Primera edición: 2013
  • ISBN: 978-987-1337-91-0

 

El lector ve en la primera página una tortuga, pero al abrir la ventana superior o la inferior se encuentra con una caratuga o un torcol, y si abre ambas ventanas al mismo tiempo allí lo espera un caracol. Cada una de estas imágenes lleva un texto rimado que al desplegar las ventanas se combina de manera disparatada. El juego se repite en cada página, como una constante invitación a divertirse.

Pero además, al igual que en otros libros del autor belga como la serie que inclueye Un gato de altamar y Sapo enamorado, las imágenes convocan a establecer relaciones y anticipar formas. Y al mismo tiempo, al estilo de Animalario universal del profesor Revillod de Javier Sáez Castán y Miguel Murugarren, las combinaciones crean nuevos imaginarios animales que pueden ser el disparador para seguir creando otros animales fantásticos y absurdos.

Un libro para crear animales creativos y estrafalarios a partir de un mecanismo simple. Un libro que invita a anticipar y jugar. Un libro como una máquina hacedora de fantasía y diversión.

Otro título de la misma colección:

  • El chanrrito
Anuncios
0

Una flor para Monet

  • una flor para monet
    • Título: Una flor para Monet
    • Autora: Cecilia Blanco
    • Ilustrador: Milton
    • Editorial: Uranito
    • Colección: Famosísimos
    • Formato: cartoné, con hojas desplegables
    • Primera edición: 2011
    • ISBN: 978-987-1710-72-0


 

 

Monet está confundido y busca su pincel preferido…

¡Santo Dios, un león! 

¿Qué tiene que ver con mi flor?

 

El protagonista de este cuento es Monet, el pintor, y quiere dibujar una flor. Pero al buscar sus materiales de trabajo, se encuentra con animales que tienen una parte de su cuerpo parecida al elemento buscado. Esto hace que la paleta, el pincel, la témpera y el lápiz estén en una solapa apenas superpuesta a la página del animal, e invite a la anticipación y el juego.

Al mismo tiempo, la historia tiene una trama acumulativa y un tono de humor absurdo, ¿qué hace Monet con un hipopótamo, un león, un oso y un jabalí en su atelier? Habrá que abrir entonces la solapa de la cerradura, un pequeño orificio por el que, al menos en esta oportunidad, todo cabe.

Una flor para Monet integra una colección que propone acercar al pequeño lector a la historia universal a través de algunas de sus personalidades más célebres; además de brindar la personalidad y el genio del protagonista, alude a su tiempo desde el relato y la imagen. Pero lo más interesante es que lo hace a través de un texto literario sencillo y bien construido, una ficción donde predomina la función estética (eso tan primordial en la literatura) por sobre el objetivo de hablar sobre Monet o sobre Impresionismo.

Una historia divertida que depara sorpresas en cada vuelta de página. Un libro para leer y divertirse, observar y explorar.