0

A salto de cangurito

  • a salto deTítulo: A salto de cangurito
  • Autora: Natalia Schapiro
  • Ilustrador: Marcelo Morais
  • Editorial: Uranito
  • Colección: Mis primeros cuentos
  • Tipo de texto: cuento
  • Formato: rústica
  • Primera edición: 2013
  • ISBN: 978-987-703-001-3

 

“El cangurito estrenó sus patas, sintió las caricias verdes marrones de la tierra. Y tuvo ganas de saltar al sol. Se elevó alto, altísimo, y ¡pum! Cayó de cola. Trató de nuevo, y otra vez ¡pum!”.

Un día Cangurito descubre que fuera de la bolsa de mamá canguro hay un mundo maravilloso, lleno de experiencias y también de peligros. Como es un personaje curioso y valiente, está dispuesto a correr esas aventuras y desventuras.

A salto de canguro es una historia sencilla sobre el descubrimiento del entorno, eso mismo que transitan los niños pequeños. La identificación del lector con el protagonista fortalece el vínculo afectivo con el personaje y la historia, así como también con la lectura y el libro.

Este cuento está acompañado por ilustraciones de Marcelo Morais, quien con su paleta cálida y personajes de rostros muy expresivos también conquista a los pequeños lectores.

Un libro sobre el crecimiento para leer a saltos de canguro.

Anuncios
0

Había una vez un botón

  • habia una vezTítulo: Había una vez un botón
  • Autora: Fabiana Fondevila
  • Ilustradora: Tania de Cristóforis
  • Editorial: Uranito
  • Colección: Mis primeros cuentos
  • Tipo de texto: cuento
  • Formato: rústica
  • Primera edición: 2010
  • ISBN: 978-987-25653-0-5

 

 

“La baldosa, que estaba aburrida de ver pasar la vida desde el piso, aprovechó el pisotón de la tortuga pata soltarse y escapar. Fue así como baldosa, tortuga, hoja y botón emprendieron el camino, en alegre montón.”

Había una vez un botón; y luego fue un botón y una hoja; y en la página siguiente son un botón, una hoja y una tortuga; y después es la historia de un botón, una hoja, una tortuga y una baldosa…

Había una vez un botón es una historia simple, con ritmo y una estructura narrativa atractiva. Esta estructura es acumulativa porque a medida que el relato y el botón avanzan se incorporan otros elementos. Esto genera ritmo y permite a los lectores anticipar lo que sucederá. Asimismo, los ayuda a abordar una historia con varios personajes sin generar confusiones ni distracciones.

Este cuento tiene también una buena dosis de humor. Con cada elemento que se suma, se redobla la apuesta de lo ilógico, y aparecen así objetos en funciones disparatadas. De este modo, el “érase una vez…” del inicio desemboca en un desacomodado humor absurdo.

Las ilustraciones de Tania de Cristóforis acompañan el texto de manera impecable, y a través de las tonalidades elegidas aportan sobre el momento del día, el lugar o la estación del año.

Había una vez un botón capaz de llevar a los pequeños lectores a los mundos menos esperados. Había una vez un botón dispuesto a robar risas.

2

Libros con títere: Mi prado, Mi laguna, Mi flor y Mi nido

  • Libros con títeretulo: Mi prado / Mi laguna / Mi flor / Mi nido
  • Autoras: Sara Gillingham y Lorena Siminocich
  • Traductor: Laura Esteve
  • Editorial: Catapulta
  • Tipo de texto: relatos breves / Libro objeto
  • Formato: Cartoné con títere
  • Primera edición: 2011
  • ISBN: 978-987-673-084-4

Estos libros objeto contienen un títere de dedo que participa en cada una de las páginas de cartoné que tiene el libro. En Mi prado, el títere protagonista es un conejo que cuenta en primera persona las cosas que hay en su hábitat. En Mi laguna, el títere es un pez que relata brevemente qué hay en su laguna. En Mi flor, la protagonista es una mariposa que en pocas palabras narra qué hace cerca y sobre las flores. Y en Mi nido, el títere es un pájaro que con frases simples dice cómo es su nido. Todos presentan un final acogedor, en el que el protagonista está rodeado de su mamá y su papá.

Las ilustraciones, cálidas y de colores brillantes, generan un entorno agradable para los pequeños protagonistas.

Están sugeridos por la editorial a partir de 1 año. Aunque pueden ser ideales para que un adulto lea y juegue con el bebé desde los 6 o 7 meses.