0

Chumba y Olé

  • chumba y oleTítulo: Chumbá y olé
  • Autora: Adriana Dieguez
  • Ilustrador: Iñaki Echeverría
  • Editorial: Mano escrita
  • Formato: Rústica
  • Primera edición: 2014
  • ISBN: 978-987-29650-5-1

Cuando dos personas se llevan mal, dice el dicho que “se llevan como perro y gato”, ¿pero siempre pelean el perro y el gato? En Chumba y olé, el perro Chumba y el gato Olé se perciben, se miran, se acercan… y deciden pasar un buen momento.

Una historia contada en verso que toma de la canción de tradición oral española “La farola del palacio” el nombre para sus personajes, así como también el ritmo. Dice esta canción popular:

¡Ay! chumba caraca chumba 
¡ay! chumba y olé 
¡ay! chumba caraca chumba 
que bonita que es usted.

Y como suele suceder en los poemas y canciones que pasan de generación en generación de boca en boca, estos versos también se encuentran en “Santa Teresa”, y se abren a múltiples interpretaciones:

Dicen que Santa Teresa
cura a los enamorados.
Santa Teresa es muy buena
pero a mí no me ha curado.
Ay chumba caracachumba,
ay chumba y olé.
Ay chumba caracachumba
qué bonita que es usted.

Chumba y olé es un relato que vuela a partir de la tradición oral y a su vez es una canción con ritmo y juego de palabras que invita a cantar, jugar y por qué no también bailar. Y olé.

1

Cucú-cucú la rana

  • cucú cucúTítulo: Cucú-cucú la rana
  • Autoras: María Inés Bogomolny y Mirta Goldberg
  • Ilustradora: Nora Hilb
  • Editorial: La Brujita de Papel
  • Tipo de texto:
  • Formato: Cartoné
  • Primera edición: 2010
  • ISBN: 978-987-1337-50-7

 

“Cucú-cucú

pasó un elefante

cucú-cucú

barriga picante.

 

Cucú-cucú

Pasó una cuchara

cucú-cucú

sin nada de nada”.

Un poema con mucho ritmo y sonoridad que parte de la canción de tradición oral homónima para hilar una retahíla por la que pasan personas, animales y objetos en situaciones inesperadas y absurdas. Pero al mismo tiempo, el poema (que también puede ser canción) comienza con el paso de un tren vacío y tras la enumeración se va un tren repleto de esos seres vivos y cosas.cucú cucú_una imagen de interior

Las tiernas y claras ilustraciones de Hilb potencian el sin sentido y acompañan la diversión plasmada ya en las palabras. Pero además, la imágenes del inicio y del final aluden a un trencito arrastrado por un niño. Cucú-cucú la rana es de cartoné, liviano y de puntas redondeadas, por lo tanto perfecto para manos pequeñas, o incluso para muchas manitos día tras días.

Un libro en el que el pequeño lector puede ingresar con su saber previo de la tradición oral y salir cargado de risas y buenos momentos, como el tren del final.

1

Los primeros libros: ¿cuáles son los más adecuados entre los que tienen contenido literario?

Como ya hemos mencionado varias veces, los primeros libros pueden agruparse por el soporte  o por el contenido. Con respecto al contenido, pueden dividirse en no literarios y literarios. Hoy nos ocuparemos de aquellos que contienen un texto literario.

Por lo general los primeros acercamientos a la literatura son orales, puesto que son las nanas y canciones para jugar con el cuerpo que cantan las madres, las abuelas o quienes cuidan al bebé. Ya en soporte libro, es fundamental tener en cuenta que si estamos eligiendo un contenido literario esto se cumpla, es decir, que el texto tenga, sobre cualquier otra función, una finalidad estética. Quedan excluidos, entonces, aquellos que “sirven para”  ya sea dejar el pañal o el chupete o conocer el hábito de cepillarse los dientes; estos libros se acercan más a la autoayuda que a la literatura.

También es importante elegir textos acordes con el tiempo de concentración de los lectores. Y es recomendable aprovechar que, en general, a los pequeños les atrae la sonoridad de la palabra. Entre los primeros libros literarios suelen tener buena aceptación:

  1. Canciones: pueden ser canciones de tradición oral o de autor. Muchas veces los poemas están musicalizados.
  2. Poemas narrativos: son poemas que cuentan una historia sencilla y breve. Suelen ser apreciados por los lectores por la rima y por tener una estructura esquemática (se presentan personajes, aparece el conflicto y se resuelve el “problema”).
  3. Poemas sonoros: son poemas en los que hay un libre juego de las palabras y su sonoridad por encima del significado o el contenido “comprensible”. Entran en esta categoría los poemas en jerigonza, los poemas esdrújulos,Bebeteca: libros literarios las jitanjáforas y el nonsense (sinsentido).
  4. Poemas: se recomienda que sean breves y rítmicos y que contengan temáticas afines a los niños, como los animales o los elementos de la naturaleza (la lluvia, el viento).
  5. Listas, enumeraciones: no despliega una estructura narrativa completa (no hay un inicio, un conflicto y un desenlace de manera tradicional), pero hay narración a través de la enumeración que manifiesta el conflicto. Suelen ser  enumeraciones de personajes u objetos y puede tener un ritmo repetitivo.
  6. Presentación de personajes: son relatos muy breves en los que a veces no llega a desplegarse todavía una estructura narrativa completa porque no hay un conflicto. El objetivo es presentar las características y hábitos de un personaje, enumerar acciones o elementos, o bien presentar los momentos del día o del año.
  7. Relatos con atractivo fónico: son cuentos que incluyen rimas, canciones, repeticiones (de palabras, frases, preguntas) u onomatopeyas. Presentan un ritmo ágil, lúdico y musical.
  8. Relatos con estructura acumulativa: son cuentos en los que a medida que avanza la historia se suman personajes con el mismo objetivo. Este recurso permite incluir muchos personajes sin crear confusión, al mismo tiempo que genera ritmo.

Algunos títulos:

Canciones

Poemas narrativos

Poemas sonoros

Poemas

  • Tengo tres ovejas. Tradición oral. Mercedes Figuerola y Juan Ramón Alonso. Zaragoza, Edelvives, 2002. (En cartoné con agujeritos)

Listas, enumeraciones

  • Duerme Bellamente  de Alicia Zaina. Ilustraciones de Gabriela Thiery. Buenos Aires, Cántaro/Grupo Macmillan, 2012.
  • Buenas noches, luna de Margaret Wise Brown. Ilustraciones de Clement Hurd. Barcelona, Corimbo, 2013.

Presentación de personajes

  • Don Quijote y los molinos de Las Chacas y Juan Ramón Alonso. Zaragoza, Edelvives, 2005. (En cartoné con agujeritos)
  • Élmer y el clima de de David McKee. México, Fondo de Cultura Económica, 1999. (En cartoné)

Relatos con atractivo fónico

  • ¡Navega, caracol! de Armando Quintero y André Letria. Pontevedra, OQO Editora, 2008. (En cartoné)

Relatos con estructura acumulativa

3

Canciones de cuna para dormir cachorros

  • tap de "Canciones de cuna para dormir cachorros"Título: Canciones de cuna para dormir cachorros
  • Autor: Silvia Schujer  
  • Ilustrador: Rodrigo Folgueira y Poly Bernatene
  • Editorial: Atlántida
  • ISBN:  978-950-08-2837-5
  • Tipo de texto: canciones/poesía
  • Primera edición: 2003

 

Este es un libro valioso por diversos motivos. Por un lado, es lindo como objeto libro: tiene lindas ilustraciones, formato llamativo y tapas acolchadas adecuadas para manos pequeñas. Por otro, contiene canciones de cuna, pero ¡para dormir cachorros! Estos poemas están compuestos con la dulzura del género, el disparate y la innovación que necesita el lector y la creatividad de la autora. Además, el libro viene acompañado por un CD con las canciones.

Canciones para dormir cachorros es un libro para varias etapas. Las canciones pueden ser un buen arrullo para el recién nacido. Luego, llegará el período para observar las ilustraciones y explorar el libro. Y finalmente, a través de un adulto, el pequeño lector podrá descubrir el contenido del texto, poemas que ya le serán familiares, y al mismo tiempo acogedores y entretenidos.

0

Una tradición que acuna

Apenas llega un niño al mundo, la literatura ya está o puede estar presente en su vida a través de los cantos y rimas de la madre o la persona que cuida al bebé. La palabra amorosa es un modo de expresarse que fortalece el vínculo afectivo, esta comunicación puede construirse y reforzase a través de nanas (canciones de cuna) y juegos sonoros. Es la literatura de tradición oral, esa que la madre heredó de su madre quien a la vez lo hizo de su madre, la que primero aparece en el mundo del bebé.

Entre los 2 y los 6 meses (la etapa que suele denominarse “lactante menor”) el intercambio social y comunicativo entre la madre y el bebé es la mirada, la mímica gestual y manual, la sonrisa. De modo que sigue siendo la literatura de tradición oral (a través de juegos de palabras y versos que invitan a explorar el cuerpo y las caricias) lo que prevalece.Portada de "El libro que canta"

En estas etapas, las palabras arrullan, calman angustias, sanan, invitan a explorar y descubrir; las palabras transmiten afectos y fortalecen el vínculo, enriquecen a la madre y al niño, y funcionan como un soporte emocional.

Algunos libros de poesía de tradición oral editados para niños:

  • El libro que canta. Vuelto a contar por Yolanda Reyes de Yolanda Reyes. Ilustraciones de Cristina López. Bogotá, alfaguara, 2005. Col. Nidos para la lectura.   
  • Pisa pisuela color de ciruela, compilado por Susana Itzcovich. Ilustraciones de Julián Roldán. Buenos Aires, 2003, Lugar editorial, Col, Leer y contar.
  • Versos tradicionales para cebollitas, compilado por María Elena Walsh. Varias ediciones, actualmente en Alfaguara.