0

Reseña: Tres chicos muy valientes

  • tres-chicos-muy-valientes-alta
  • Título: Tres chicos muy valientes
  • Escritor: Graciela Montes
  • Ilustrador: Clau Degliuomini
  • Editorial: Loqueleo, Santillana
  • Colección: Pequeñas historias
  • Tipo de texto: Cuento
  • Formato: Rústica, hojas resistentes
  • Edición: 2016
  • ISBN: 978-950-46-4905-2

 

 

 

Había una vez tres chicos muy valientes.

Un día los tres chicos valientes se fueron a explorar.

Llegaron al pie de una montaña alta, muy alta.

–¿Subimos o no subimos? –se preguntaron.

Y después se contestaron:

–Sí, subimos. Porque somos valientes.

 

Con su lenguaje simple, sintaxis llana y una idea original, esta historia de la reconocida Graciela Montes vuelve al ruedo. Publicada originalmente por Quipu en 1989, este año Loqueleo la incluye en su colección Pequeñas Historias. Si bien, con esta nueva edición, los lectores se pierden las ilustraciones originales de Saúl Oscar rojas, ganan con las de Claudia Degliuomini.

Tres chicos muy valientes se trata de eso, de tres niños muy valientes que salen a explorar y exploran. Pero no todo es lo que parece, y habrá que estar atento al texto y a las imágenes para descubrir realmente qué tan valientes son estos personajes.

La repetición de preguntas y respuestas contribuyen a que el relato avance, y a que lo haga de modo rítmico e invitando a la participación del lector. El formato pequeño y las páginas resistentes vuelven a este libro apto para manos muy pequeñas.

Un paseo, un territorio a explorar, algún susto incluido y más de una sorpresa. Una historia ya contada y vuelta a contar, una historia que por suerte seguirá siendo contada.

Otros títulos de la colección

El auto de Anastasio de Graciela Montes. Ilustraciones de Saúl Oscar Rojas.

El paraguas del mago de Graciela Montes. Ilustraciones de Ana Sanfelippo.

El globo azul de Graciela Montes. Ilustraciones de Nora Hilb.

Anuncios
0

Reseña: El auto de Anastasio

  • el-auto-de-anastasio
  • Título: El auto de Anastasio
  • Escritor: Graciela Montes
  • Ilustrador: Sául Oscar Rojas
  • Editorial: Loqueleo, Santillana
  • Colección: Pequeñas historias
  • Tipo de texto: Cuento
  • Formato: Rústica, hojas resistentes
  • Edición: 2016
  • ISBN: 978-950-46-4904-5

 

 

 

Anastasio tenía un auto amarillo con las ruedas rojas.

Corría ligerito por los caminos del campo.

–¿Puedo subir? –preguntó un hipopótamo vestido de domingo.

–Sí, podés –dijo Anastasio—. Voy a hacerte un lugarcito.

Y siguieron andando.

 

El auto de Anastasio es una de esas historias de Graciela Montes que nunca falla con niños pequeños. Fue publicado originalmente en 1990 por la editorial Quipu, y este año Loqueleo lo puso nuevamente en circulación con las ilustraciones originales del gran Saúl Oscar Rojas.

¿Por qué este cuento breve siempre tiene éxito con los más chicos? Se trata de una historia muy simple y breve, con una estructura acumulativa puesto que Anastasio pasa en su auto y diferentes animales suben: un hipopótamo, un oso hormiguero, dos zorros, un gallo con toda la familia, un sapo, una gusanita… hasta que ¡puf! el auto “se paró y ya no siguió andando”. Pero ahora son muchos los que pueden ayudar a Anastasio.

La acumulación, las repeticiones de preguntas, las enumeraciones le dan ritmo al relato y permiten avanzar sumando personajes sin crear confusión. A su vez la multiplicidad de animales y tamaños convoca el juego y la diversión.

Un viaje a quién sabe dónde, porque más importante que el destino es el camino. Una historia para contar y repetir, hasta quién sabe dónde.

 

Otros títulos de la colección

Tres chicos muy valientes de Graciela Montes – Clau Degliuomini.

El paraguas del mago de Graciela Montes. Ilustraciones de Ana Sanfelippo.

El globo azul de Graciela Montes. Ilustraciones de Nora Hilb.

0

Reseña: Una cama para tres

  • uan cama para tres
  • Título: Una cama para tres
  • Autora: Yolanda Reyes
  • Ilustrador: Ivar Da Coll
  • Editorial: Alfaguara
  • Formato: rústicas, con hojas desplegables
  • Primera edición: 2015
  • ISBN: 978-950-46-3961-9

 

 

 

Entonces el dragón se metía entre sus sueños y lo perseguía por un laberinto. Justo cuando iba a atraparlo, Andrés veía la salida. Ahí afuera lo esperaba papá, que parecía un dragón despeinado, a punto de escupir fuego.

–¡Auxilio, socorro!… Ahí viene y me atrapa –gritaba Andrés.

–¿Quién viene y te atrapa? –preguntaba papá.

–un dragón feroz que escupe fuego.

–Los dragones no existen. Vuelve ahora mismo a tu cama y no te levantes… hasta mañana.

–¿Puedo dormir con ustedes?

–¡Ni lo sueñes!… No hay sitio para los tres.

 

Una cama para tres es la historia de un niño que teme dormir solo, porque la oscuridad primero y luego las pesadillas lo atormentan. Por eso retarda el momento del sueño, como hacen muchos niños; por eso quiere pasarse a la cama de sus padres, como hacen o desean hacer muchos niños.

Hay quienes se escandalizan frente a este libro porque dicen que es apología del co-lecho. Y están quiénes lo defienden. El problema no es la posición que toman, sino que toman la historia como lo que no es. Hay quienes piensan que esto es un libro de autoayuda, aunque habría que evaluar si para los niños o para los padres. Pero no lo es. Porque es un relato de ficción. Un texto sencillo que reproduce la realidad cotidiana de muchas familias, pero lo hace a través de un texto literario. Un relato entretenido y de ritmo atractivo que nos habla de un conflicto frecuente en los más chicos, y también alude de manera divertida al dragón de los sueños, que no sólo acecha a los pequeños.

Un libro para disfrutar de un texto literario rítmico y divertido. Un libro para contar noche tras noche, o una y otra vez en la misma, mientras el dragón de las pesadillas espera.

0

De tres en tres: historias de abuelos que envejecen

Nacer, crecer, envejecer, morir. Eso es la vida. Sin embargo, muchas veces los adultos son reacios a darles a los niños libros sobre la vejez y las enfermedades de los abuelos. Ni hablar de la muerte, tema que dejaremos para otra oportunidad.

Al mismo tiempo, son pocos los libros que hablan de esto. Es mucho más frecuente encontrarse con libros en los que los abuelos son dulces, (sobre)protectores, cuentacuentos. Algo hermoso y necesario, sin duda. Pero también es bueno que los niños vean reflejados en los libros una temática realista como lo es el envejecimiento de los adultos mayores, ya sea porque les permite identificarse con lo que sucede en su entorno o bien porque el día que eso sea parte de su realidad no será algo completamente nuevo.

Es fundamental tener presente cómo se cuentan las historias literarias y cómo, desde lo literario, es interpelado el lector. Se trata de temáticas de la realidad, a veces cruda, pero no por ello deberían ser discursos moralizantes o panfletarios. Por el contrario, se trata de que a través de libros de calidad literaria, donde se despliegue un procedimiento literario, un trabajo con la lengua, los recursos poéticos y/o la polisemia del lenguaje, los pequeños lectores se aproximen, se encuentren inmersos o dialoguen con temáticas realistas que pueden ser parte de su vida cotidiana.

De tres en tres: historias de abuelos que envejecen

El jardín del abueloEl jardín del abuelo de Lane Smith. México, Océano Travesía, 2012. Un libro álbum que da cuenta, desde la mirada de un niño, de la habilidad del abuelo para darle forma a su jardín, un espacio en que ambos pasan muchas horas y que les permitirá dar un paseo por el pasado. Pero también alude a cómo esta persona, que tiene un vínulo especial con él, va perdiendo la memoria.Un pasito y otro pasito

Un pasito y otro pasito de Tomie de Paola. Caracas, Ekaré/Calibroscopio, 1986/2013. El abuelo de Nacho era el mejor amigo de Ignacio. Paso a paso, le enseñó a su nieto a caminar, a construir torres con cubos de madera, a contar cuentos. Hasta que un día el abuelo Nacho tiene un ataque y los roles se invierten.

Mi abuela no es la de antes de María José Orobitg i Della. Ilustraciones de Carles Ballesteros. Montevideo, Criatura Editora, 2013. También hay mi abuela no es la de antesuna edición chilena de la editorial Amanuta. Esta historia, narrada desde la voz de una niña, cuenta los veranos que la protagonista pasaba en la casa junto al mar de su abuela, hasta que esta enferma, vive confundida y  ya no es la de antes. Como no puede vivir sola, la llevan a vivir a la ciudad con la familia de la niña. Es en esta situación, en la que se invierten los roles, que la nieta logra reforzar el vínculo con su abuela.  Aquí una reseña.

0

Petit, el monstruo

Tapa de "Petit, el monstruo"

  • Título: Petit, el monstruo
  • Autor: Isol
  • Editorial: Calibroscopio
  • Tipo de texto: libro álbum
  • Formato: tapa dura
  • Primera edición: 2013
  • ISBN: 978-987-1801-71-8

“Petit puede ser muy bueno con el abuelo Paco y puede ser malísimo con las palomas.

Su mamá le pregunta:

—¿Cómo puede ser que un niño tan bueno a veces haga cosas tan malas?

Petit no sabe qué contestar”.

Petit es un niño. Pero no sabe si es un niño bueno o un niño malo, porque a veces hace cosas buenas y otras, cosas malas; porque la misma acción puede ser tomada como buena o como mala según la situación. Petit se debate internamente y no logra esclarecer el panorama, “¿seré alguna clase de monstruo inclasificable?” se pregunta el protagonista.

El tema es complejo, sin embargo, la autora logra desplegarlo con una sorprendente sencillez a través de los recursos del libro álbum. Las ilustraciones están formadas con trazos simples, que se acercan al dibujo infantil. Pero el interior de estas formas, coloreadas en tonos pastel, revelan mucho: Petit es un conejo feliz cuando es bueno con el abuelo Paco pero es un lobo feroz cuando es malísimo con las palomas, Petit es un sol cuando narra cuentos pero es una tormenta cuando cuenta mentiras, es un ángel cuando cuida sus juguetes y un vampiro cuando no los presta. También las sombras revelan los pensamientos y sensaciones del protagonista, de ahí que no hay que perder detalle para tener la historia en su totalidad.

¿Qué es bueno y qué es malo? Dependerá, en primer lugar de los ojos que juzguen. Este libro es sobre eso, un álbum sobre lo que somos, lo que creemos que somos y lo que los otros creen que somos. Un libro impecable sobre lo relativo y las miradas.

Como suele suceder con los libros de Isol, ganadora en 2013 del prestigioso Astrid Lindgren Memorial Award, Petit, el monstruo admite lecturas en capas. Puede ser leído a partir de los 4 o 5 años y sin duda una lectura con niños más grandes sumará nuevas interpretaciones.

0

Un barco muy pirata

Tapa de "Un barco muy pirata"

  • Título: Un barco muy pirata
  • Autor: Gustavo Roldán   Ilustrador: Roberto Cubillas
  • Editorial: Comunicarte   Colección: bicho bolita
  • Tipo de texto: cuento
  • Formato: rústica o tapa dura
  • ISBN: 978-987-602-044-2
  • Primera edición: 2007

“Y el sol secó la cubierta del barco, secó las velas, secó a los tripulantes, secó a la hormiga colorada que estaba en la punta del mástil, secó la bandera negra con una calavera y dos tibias cruzadas y todos pudieron cantar la canción de los piratas.”

De manera simple, este libro cuenta una historia sencilla. Pero con una buena cuota de tensión y humor que enriquecen el texto literario. Por la estructura narrativa, el ritmo y la temática que presenta es ideal para los comúnmente llamados “pre-lectores” (niños entre los 3 y los 5 año).

La estructura es acumulativa ya que a medida que el relato y el barco avanzan se incorporan animales al barco muy pirata. Esto genera ritmo y permite a los lectores anticipar lo que sucederá. Asimismo, los ayuda a comprender una historia con varios personajes sin generar confusiones ni distracciones. El ritmo también se debe a la repetición de determinadas frases e interjecciones que caracterizan a algunos animales.

Por otra parte, los tripulantes de este navío quieren conocer tierras lejanas y descubrir cuáles son las tres cosas por las que vale la pena vivir. La temática del viaje asegura acción y aventura al mismo tiempo que los protagonistas (y los lectores identificados con ellos) exploran y aprenden sobre la vida y el mundo.

Las geniales ilustraciones de Roberto Cubillas aportan información nueva, el texto no lo señala pero la imagen muestra que el barco muy pirata es de papel. Así, la imagen contribuye a entender por qué el ratón no cabe en este barco.

Un libro para leer palabra tras palabra, animal tras animal, aventura tras aventura. Como dicen algunos de sus personajes: “¡Claro que sí! ¡Claro que sí!”.

3

Los primeros libros: ¿cuáles son los más adecuados según el soporte?

Los libros para los más pequeños, reunidos generalmente bajo el nombre de “bebeteca”, pueden agruparse por el soporte (el formato y los materiales) o por el contenido. Respecto al soporte, en la etapa en la que el niño comienza a sentarse hasta que empieza a caminar, es aconsejable que los libros sean de materiales blandos (tela o plástico) o de cartoné (con hojas muy gruesas, tipo cartón) pero con bordes blandos (de goma Eva, por ejemplo) o de puntas redondeadas; esto contribuye a evitar golpes. Para que el libro pueda ser sostenido por el pequeño lector, es necesario que no sea ni muy grande ni pesado. Además, estos primeros libros pueden contener sonidos, ya sea a través de la inclusión de un mecanismo a pila que proporciona música u onomatopeyas, o bienTapas de "Mi flor" y "Mi nido" que los sonidos sean generados a partir de diferentes materiales o jugando con la entrada y salida del aire. También pueden ser libros con títeres, en estos casos es recomendable que el títere intervenga en cada página y contribuya a la interpretación de la historia, y no que sea un mero adorno. Por último, los libros de esta etapa pueden contener texturas, generadas a través de diversos materiales, contribuyendo a la exploración táctil y auditiva.

Algunos títulos:

  • Libro cartoné con puntas redondeadas: Y se voló el sombrero de Graciela Montes. Buenos Aires, Sudamericana, 1996.
  • Libro con sonido: La naturaleza de Marion Billet. Catapulta editores, 2011.
  • Libro con títere: Mi flor de Sara Gillingham. Catapulta editores, 2011.
  • Libro con texturas: ¡Crick-Ras-Flash! Cuenta con Maisy de Lucy Cousins. Barcelona, Serres, 2004.